Atención Integral del Paciente Quemado

Las quemaduras son un tipo de lesión traumática causada  por agentes térmicos, eléctricos, químicos o radioactivos.  Existen 3 categorías principales por su origen.

 

  1. Quemadura por contacto (Sólidos calientes, líquidos calientes). 

  2. Quemadura por fuego.

  3. Quemadura por radiación (Frecuentemente solar).

  4. Quemaduras por químicos.

  5. Quemaduras eléctricas.

 

 

Las lesiones por quemadura son una de las principales causas de muerte en la infancia, detrás de los accidentes automovilísticos.  Afectan a cualquier edad, pero el mayor riesgo se encuentra en los menores de 10 años, y el 80% se da en domicilio.

 

Por su origen las clasificamos en:

 

Primer grado:

Lesión únicamente de la epidermis, sin producir  perdida de continuidad de la piel, generalmente producidas por un contacto breve de la piel con agua caliente, vapor, objetos calientes, o exposición excesiva a rayos solares.

Producen inflamación, enrojecimiento, dolor y presencia de ampollas.

 

Segundo grado:

La lesión afecta la epidermis, y las capas más superficiales de la dermis, produciendo ampollas. La lesión es bastante  dolorosa.        Pueden ser de segundo grado superficial y segundo grado profundo.

 

Tercer grado:

Suelen estar causadas por un contacto prolongado con productos químicos, o descarga eléctrica.

Afectan todo el espesor de la piel.

 

Se determina el porcentaje del área corporal afectada, se suele utilizar la regla de los 9, en el que cada región se le asigna un porcentaje o múltiplo del 9, excepto el área genital que se le asigna el 1%.

 

Los factores que influyen en el pronóstico son múltiples:

 

  1. Edad.

  2. Extensión de la quemadura.

  3. Profundidad.

  4. Causa.

  5. Afectación de vías respiratorias.

  6. Enfermedades intercurrentes.

  7. Localización.

 

TRATAMIENTO.

 

El tratamiento tiene como finalidad la total recuperación, aplicando los conocimientos tecnológicos y médicos existentes.  Las medidas siguientes son las necesarias según su lesión.

 

Primer grado.

 

  1. Quitar la vestimenta de la zona quemada.

  2. Medidas generales como aplicación de lienzos fríos.

  3. No aplicar remedios caseros.

  4. Administración de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios.

  5. Tratamiento de deshidratación debido a pérdida de líquidos.

 

Segundo y Tercer Grado.

 

1) Retiro de ampollas (flictenolisis).

2) Las quemaduras por químicos requieren atención médica inmediata, aplicar abundante agua.

3) Valoración integral por el Cirujano Plástico para determinar extensión, profundidad, inicio de administración de líquidos vía intravenosa, analgésicos, antiinflamatorios, lavados quirúrgicos, retiro de piel lesionada y reconstrucción de la zona afectada.

 

Rehabilitación.

 

Una lesión por quemadura puede afectar tantas funciones y sistemas del organismo, que la rehabilitación es indispensable. Es necesaria la intervención de un equipo multidisciplinario para diseñar las  necesidades particulares de cada paciente, con el objetivo de recuperar al máximo el nivel de funcionalidad, independencia y mejorar su calidad de vida en el plano físico y emocional.