Cirugía Plástica Segura

Los defectos resultantes de una parálisis facial pueden resolverse con el tiempo sobre todo cuando son parálisis producidas por el frio y en algún tipo de Parálisis Idiopática  o de Bell. Cuando una parálisis facial no se recupera, como ocurre tras la lesión directa del nervio, quedan secuelas como caída de la ceja, el déficit de cierre ocular con posible eversión del parpado inferior (ectropión) caída de lágrima, imposibilidad para sonreír, alteraciones en el habla.

 

El trastorno más importante a corregir en una parálisis facial es la recuperación del cierre ocular para evitar exposición  corneal, y ceguera.  Se colocan pesas de oro en el parpado superior, así mismo realizo suspensión del parpado inferior mediante cirugía denominada cantoplastia  externa así como la transposición  de musculo temporal para provocar el cierre activo del parpado.  Si pretendemos corregir solo la asimetría facial y con esto  mejorar el habla, utilizo suspensiones faciales musculares.

 

También podemos utilizar transposiciones nerviosas de otros nervios cercanos como el hipogloso, obteniendo movimientos faciales a través de la i inervación del nervio hipogloso a la región de la lengua. Sin embargo si queremos obtener un movimiento facial más natural, utilizaremos el nervio facial del lado sano por medio de lo que se denomina injertos nervioso cruzados, una técnica con resultados muy halagadores.

 

En ocasiones si la regeneración del nervio tras una parálisis facial ha sido aceptable, pero existen movimientos anormales estos pueden corregirse con la aplicación de toxina botulínica.

Cirugía Plástica Segura
Parálisis Facial